Archivo de la categoría: Malasia

Kuala Lumpur y Malacca

Después de Penang fuimos a la capital, Kuala Lumpur, conocida por sus torres Petronas.

image

image

image

image

Eso hicimos la primera noche: esperar al anochecer para ver cómo se iluminaban. No lo sabía pero al parecer fueron el edificio más alto hasta el 2004.

image

Otra curiosidad es que cada torre fue construida por una empresa y competían para ver quién la acababa antes. Luego construyeron el puente que las unió. Con lo bonito que es eso, joder, ¿tenían que competir?
A parte de las Petronas, otra edificación que destaca por su altura en Kuala Lumpur es la torre Medara.

image

Nos recordó mucho a la que hay en Berlin y luego descubrimos que hay muchas más altas por Asia, la mayoría en China. En vez de subir a las Petronas subimos a Medara para ver las torres desde allí. Una vez allí nos dió la impresión que ambas eran igual de altas y preguntamos. Pues las Petronas son sólo 4metros más altas, pero no se clasifican igual porque las torres son edificios con pisos debajo y Medara es sólo un torre.

image

image

Visitamos algunos templos y mezquitas y las calles de la ciudad. Su plaza de la independencia, su propia “Times Square” con todas las marcas de lujo internacionales…

image

Otra atracción turística muy conocida en la ciudad son las Batu Caves. Unas cuevas que descubrieron y convirtieron en templo hindú. Aunque parezca que vaya estar rodeado de naturaleza, se encuentra envuelta de ciudad.

image

image

image

En general, se puede decir que Kuala Lumpur es una gran ciudad como podría ser cualquiera en Europa. Un montón de coches, autobuses abarrotados en hora punta, mucha polución… Me ha parecido desordenada, pero claro, comparado con el eixample… Cualquier ciudad lo es. Mientras que en Tailandia no veíamos gente viviendo en la calle, aquí hay montones.

De aquí fuimos a Melaka/Malacca (se puede escribir de las dos formas) una ciudad de la que no sabíamos mucho.
Resulta ser también patrimonio de la Unesco. A parte de la mezcla ya sabida de malayos, chinos e hindúes, quedan restos porque fueron colonias portuguesa, inglesa y holandesa. Incluso hay una iglesia llamada Francisco Xavier… ¿es posible?

image

Además, Melaka tiene un bonito río que fue el más transitado del mundo en su pasado y que ahora da un aire distendido a la ciudad.

image

Ayer íbamos de paseo y dos hombres que estaban sentados a la fresca nos empezaron a hablar. Uno italo-argentino, otro malayo, los dos de unos 60 años. El primero había pasado su vida viajando, llevaba unos 10 años
viniendo a Asia, y lleva ya año y medio esta última vez. Dice que ya está cansado, que a parte de su amigo malayo no conoce a nadie más y que cada vez es más difícil hablar con la gente y se siente solo. Además le encanta el cine y dice que aquí nadie sabe de películas, así que cogió al Xavi por banda dos horas. El hombre malayo estuvo 7 años viviendo en Londres (¡!) y hora viaja por Asia aunque dice que encantaría irse a vivir a Europa pero le da miedo no poder vivir allí, que ya no está para trotes.
El caso es que el argentino nos contó, en español para que el malayo no lo entendiera, que en realidad aquí los malayos son muy racistas. Los chinos llevan aquí 300 años y aún no les dejan estar en puestos públicos del país. Mucho menos a los hindúes, claro. Lo que no podemos ver como turistas…

Nunca te acostarás sin saber una cosa más. Y con esto y un bizcocho, mañana a Singapur.

Malasia podría ser opción para venirse a vivir por lo civilizado, porque tiene más variedad de comida rica… Pero, sinceramente, los tailandeses son más majos.

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Malasia, primeras impresiones

Nuestra primera parada en Malasia ha sido en Langkawi. Esta isla es la más cercana a la frontera con Tailandia por agua.
Las primeras impresiones que tuvimos el llegar fueron buenas, los malayos tienen una vida más civilizada. El puerto era un puerto en condiciones y los taxis tienen unas tarifas regladas. En el puerto mismo nos pusieron el segundo sello del viaje en el pasaporte.
Como la vida es así de caprichosa, resultó que una conocida de Xavi de Londres estaba esos días también allí con su pareja, así que pasamos los tres días con ellos. Un poquito de socialización no está mal.
El primer día subimos a un teleférico (Skycable) con una subida de vértigo a ver la isla desde las alturas (este tipo de cosas no las solemos hacer, según Xavi, porque soy una ratilla). Nos pilló una nube en todo lo alto, así que las vistas fueron justillas pero la experiencia estuvo bien.

image

De aquí fuimos a una pequeña playa al lado de un lugar que ellos conocían para comer. Allí tuvimos nuestra primera experiencia “buffet malayo”, lo que hemos ido viendo que es común: te ponen en un plato como base arroz blanco y después tú escoges lo que quieras de un buffet variopinto. Te cobran un mínimo por el arroz y una cantidad por cada añadido.

image

De ahí fuimos a una playa bonita (no tanto como las de Koh Lipe, claro). Lo que nos sorprendió es que estaba llena de locales bañándose, en Tailandia la mayoría eran turistas. Otra cosa sorprendente es que a la tarde empezaron a aparecer monos que rebuscaban en la basura sobras de comida. Al parecer es un animal muy común por aquí y danza a sus anchas por los parques. Si no tienes cuidado y vas con bolsas o botellas, o intentas darle comida o acercarte demasiado, se ponen un poco agresivos. Hemos tenido la suerte, y la precaución, y no nos ha pasado nada, pero Carmen y Mateo tuvieron un par de sustos .

El segundo día hicimos una excursión por la naturaleza. Cogimos una barco que nos llevó: a una míni piscifactoria flotante, a una cueva de murciélagos, a ver monos, serpientes, águilas y cangrejos que crecen en el “mangrove”, unos árboles que tienen sus raíces flotantes en el agua. No estuvo mal, aprendimos algunas cosas sobre la naturaleza autóctona.

image

De ahí fuimos a otra playa cerca del hotel, nada del otro mundo.

Al tercer día nos pusimos camino a Penang, ya solos. Penang sigue siendo una isla pero tan cerca de tierra firme que se une a ella por dos puentes de 12 y 24km cada uno.
Mientras que Langkawi era súper verde, con muy poca zona realmente habitada, Penang es más ciudad y zona urbana y es muy conocida por tener la mejor oferta gastronómica de toda Malasia.
La ciudad de esta isla se llama Georgetown y está llena de arte callejero.

image

Al ser isla también tiene playas, más pequeñas y de más difícil acceso. Pisamos una pero ni nos bañamos. Para variar un poco visitamos el jardín botánico, gratis y bien bonito.

image

Una de las cosas que caracteriza Malasia es la mezcla tan bonita que tienen de culturas. Chinos, indios y malayos, budistas y musulmanes conviven en total armonía. Hemos estado visitando un templo budista escuchando las plegarias musulmanas de la mezquita de al lado. Aún tenemos mucho que aprender.

image

Damos fe de la variedad de comida, ya hemos comido algo más que simple arroz y fídeos, y aún muy barato y en cualquier lugar.

image

En general hay muchos menos perros callejeros que en Tailandia. Y, en principio, aquí se tendría que hablar mucho mejor inglés porque fueron colonia británica, aunque de eso ya hace unos años… En Georgetown tienen una torre del reloj en conmemoración a la reina Victoria.

He de decir que me ha gustado bastante esta ciudad y ha sido la primera vez que he sentido que podría quedarme a vivir. Me habían hablado mal de Malasia porque decían que es muy musulmana y a las mujeres les hacían sentir mal, quizás sea porque voy bien acompañada, pero de momento no ha sido el caso.

Sin más dilación, escribo desde el autobús camino a la capital, Kuala Lumpur. ¡Qué emoción!

Etiquetado , , , , ,